¿Cómo ahorrar dinero en el aire acondicionado?

En pleno verano y con la ola de calor que acabamos de vivir en todo el país, es normal que el uso de los aparatos de aire acondicionado aumente considerablemente y, con ello, también la factura de la luz, que ya de por sí suele venir con sorpresa por el aumento de los precios propio de esta época del año. Curiosamente, los aparatos de aire acondicionado no consumen mucha energía, especialmente cuando son de categoría A. Por lo general, no suponen más de un 1% del total de la factura, lo cual resulta casi irrisorio si lo comparamos con el 18% de consumo de la nevera.

La cuestión es que durante el verano pueden darnos más de un disgusto sin no los usamos correctamente. Del mismo modo que muchas personas no saben usar de manera eficiente los aparatos de calefacción en invierno, en verano, muchas personas ponen una temperatura muy baja pensando que, de esta forma, la casa se enfriará más, y otras dejan abiertas las puertas y ventanas, con lo que el aire refrigerado termina perdiéndose. Así pues, es normal que, al llegar la factura, nos encontremos con un desagradable incremento. Por esta razón, es muy importante que sigas algunos sencillos consejos para reducir el consumo de tus aparatos de aire acondicionado, ya que, con ello, también lograrás reducir tu factura de electricidad.

Fíjate bien en la etiqueta

Si estás pensando en comprar un nuevo aparato de aire acondicionado, es fundamental que te fijes en la etiqueta, ya que es la que te indicará la eficiencia energética del mismo. Puede que haya un aparato de categoría E que salga más barato, pero debes saber que el de categoría A consumirá la mitad, por lo que a la larga te saldrá mucho más barato. Además, es recomendable que consultes con los especialistas, ya que no es el mismo aparato el que necesitarás para una habitación pequeña o para una parte de la casa donde no da tanto sol. De esta forma, podrás conseguir una mayor eficiencia energética.

Realiza un buen mantenimiento de tus aparatos de aire acondicionado

Mantener los filtros de aire limpios es clave para que el aparato funcione correctamente y evitar costosas averías. Pero además, si la máquina no está funcionando bien, necesitará más energía para refrescar la habitación, por lo que el gasto se incrementará considerablemente.

No conviertas tu casa en el Polo Norte

A todos nos gusta estar fresquitos pero las temperaturas demasiado bajas no solamente pueden hacer que termines pescando un resfriado por los cambios bruscos de temperatura, sino que además hará que tu factura aumente.  Lo ideal es que la temperatura ronde los 22 grados.  Recuerda que por cada grado menos que pongas el gasto aumentará en un 8%. Además, recuerda apagarlo un poco antes de irte, ya que el frío residual será suficiente para que te sientas cómodo sin gastar más de lo necesario.

Utiliza ventiladores

Hay momentos en los que el calor no llega a ser tan sofocante como para encender el aire. Utilizar ventiladores de techo o portátiles te ayudará a ahorrar energía y dinero.

Minimiza el calor en tu hogar

Si ventilas bien la casa por la mañana o por la noche durante 10 minutos puedes minimizar el calor de tu casa. Además, si mantienes la casa en penumbra con las persianas bajadas mientras no estás evitarás que la temperatura del interior aumente.

¿ Quieres dejarnos tu valoración de nuestro artículo?
[Total: 0 Media: 0]
  • Barcelona
  • Paseo de Gracia 118, Principal - 08008 Barcelona
  • 934 528 501
  • Horario de atención al cliente:
  • 8.30h - 18.30h
  • Julio y Agosto de 8h a 15h
  • Lleida
  • Carrer Riu Ter, 9, 25001 Lleida
  • 973 24 15 22
  • Horario de atención al cliente:
  • 8.30h - 18.30h
  • Julio y Agosto de 8h a 15h
  • Sevilla
  • Pasaje del Duque, 1 - pl 3 - pta 3. 41002 Sevilla
  • 954 564 500
  • Horario de atención al cliente:
  • 8.30h - 14.30h y 16.00 h a 20.00 h
  • Julio y Agosto de 8h a 15h