Bajar la potencia de la luz: ¿cuánto se puede ahorrar?

Medidas para ahorrar en luz

Algunas de las medidas que ha llevado a cabo el Gobierno en los últimos meses para reducir el gasto de las facturas de la electricidad conllevan ciertos trámites con las compañías eléctricas. Esto provoca que no todas las personas que podrían beneficiarse de estas medidas se hayan beneficiado hasta la fecha. Ni tampoco todas las familias, a excepción de las familias numerosas, pueden beneficiarse de ello. Sin embargo, podemos tomar medidas que sí que pueden ayudarnos a ahorrar en la factura de la luz, como bajar la potencia contratada.

Debes saber que, independientemente del consumo, siempre se paga un coste fijo mensual por recibir el suministro que representa más del 50% del coste que pagamos en nuestra factura y este depende de la potencia contratada. La potencia contratada es esa parte que determina la capacidad de consumo instantáneo de cada casa. Para que lo entiendas mejor, sería algo así como las autopistas que cada persona decide tener y por las que fluye la electricidad que recibimos en nuestra vivienda.

La cuestión es que, en muchos casos, hay viviendas que tienen una potencia contratada superior a la que realmente necesitan, por lo que están pagando más de lo necesario cada mes. Si no tenemos varios aparatos encendidos al mismo tiempo, como el horno, la calefacción o la estufa eléctrica, es posible que no necesitemos tanta potencia y que podamos solicitar una bajada de la potencia que tenemos contratada.

La gran novedad que ha sido aprobada por el Gobierno y que antes no era posible es que la bajada puede realizarse por décimas de kilovatio (kW). Esto es positivo porque la normativa anterior obligaba a realizar el cambio en saltos mucho más grandes, mínimo de 1.1 kW.

¿Cuánto puedo ahorrar si bajo la potencia contratada?

Lo primero que debes saber es si es posible reducir la potencia, ya que puede que la tengas perfectamente ajustada a tus necesidades. Para que te hagas una idea, un hogar medio normalmente no puede bajar de los 3.3 kW. Es importante porque si contratas menos potencia de la necesaria, en cuanto tengas varios aparatos encendidos, saltará la luz. Para que esto no ocurra, las compañías eléctricas tienden a proporcionar más potencia, lo que implicará un mayor coste todos los meses.

Lo ideal es tener una potencia bastante ajustada a nuestras necesidades. Existen comercializadoras como Atlas Energia, donde medimos, optimizamos y diseñamos planes personalizados a cada uno de nuestros clientes.

Con la nueva normativa, cada décima de punto que bajemos conllevará un ahorro en la factura de unos cinco euros al año. Con lo cual, si bajas la potencia contratada un 0.5 kW, lo cual resulta bastante factible en la mayor parte de los hogares, es posible ahorrar aproximadamente 25 euros al año. 

Eso sí, hay que tener en cuenta que las compañías normalmente cobran algo por realizar la gestión del cambio, por lo que, si no bajas más de dos décimas la potencia, no verás ningún ahorro en el primer año. Un coste que está totalmente injustificado porque con los nuevos contadores inteligentes, hacer los cambios de potencia no implica realmente ningún coste para la empresa, ya que no necesita desplazarse hasta la vivienda para hacerlos.

  • Barcelona
  • Paseo de Gracia 118, Principal - 08008 Barcelona
  • 934 528 501
  • Horario de atención al cliente:
  • 8.30h - 18.30h
  • Julio y Agosto de 8h a 15h
  • Lleida
  • Carrer Riu Ter, 9, 25001 Lleida
  • 973 24 15 22
  • Horario de atención al cliente:
  • 8.30h - 18.30h
  • Julio y Agosto de 8h a 15h
  • Sevilla
  • Pasaje del Duque, 1 - pl 3 - pta 3. 41002 Sevilla
  • 954 564 500
  • Horario de atención al cliente:
  • 8.30h - 14.30h y 16.00 h a 20.00 h
  • Julio y Agosto de 8h a 15h